Mindfulness, hacia un consumo responsable

Como nuestra manera de consumir  puede beneficiar a la sociedad

El actual modelo económico responde a una inmersión completa en el consumismo.

consumismo-960x623Las personas estamos constantemente expuestas a caer en un bucle de satisfacción-insatisfacción que nos empuja a adquirir nuevos artículos y servicios y a mantener nuestra mente en estados aleatorios de consumo o producción.

Este tipo de comportamiento aumenta el sufrimiento y el malestar individual y colectivo, en beneficio de un crecimiento económico irracional e insostenible.

El desarrollo de la práctica de Mindfulness permite a las personas que tomen parte de manera consciente de sus proyectos vitales y que puedan aplicar los beneficios de la atención plena al servicio de su bienestar físico, emocional y psicológico.

Es posible desarrollar un modelo de consumo consciente y activo a partir de las evidencias transformadoras que se intuyen de la práctica contemplativa.

consumo-consc-pensaExiste un desequilibrio evidente entre los objetivos de las grandes empresas y los objetivos vitales de las personas. Estas últimas no buscan maximizar sus beneficios, si no su felicidad. El problema surge cuando continuamos confiando en que la prosperidad económica acabará impactando inexorablemente de manera positiva sobre la felicidad.

Las estrategias de posicionamiento y marketing de algunas empresas, se han basado en la capacidad de sus productos para mitigar artificialmente el sufrimiento, por lo que se podría afirmar que el sufrimiento ha sido hasta la fecha, el gran motor de la economía mundial.

Por suerte en los últimos años, cada vez mas empresas reorientan sus políticas de producción y ventas, así como sus departamentos de recursos humanos, implementando programas de Mindfulness, con el objetivo de producir de una manera mas responsable y re invertir en la sociedad y sus trabajadores,  parte de los beneficios que obtienen gracias a los ciudadanos.

Por todo ello nos tendríamos que realizar la siguiente pregunta:

¿Es útil para el desarrollo económico la promoción del sufrimiento?

Es indiscutible que las condiciones en que se asientan el bienestar general básico pueden aliviar el sufrimiento provocado por el frio, el hambre o el desamparo. Es algo rotundo e innegable.

Pero el consumo, esta marcado por ciclos interminables de satisfacción-insatisfacción, que generan tremendas carencias, que se resuelven de manera transitoria comprando nuevos bienes y/o servicios. Esto nos empuja a que se profundice nuestra dependencia, que tiene asociada un ingente gasto de actividad mental y que nos lleva a la ansiedad por un hipotético momento futuro de satisfacción que requiere no estar en el presente.

Paradójicamente, el presente es el único momento que tenemos.

La atención juega un factor de crucial importancia en el momento de consumir, y aunque en el actual escenario,  el individuo aparentemente no tiene mucho que decir, lo cierto es que las personas tienen un enorme poder a la hora de decidir sobre sus hábitos de consumo.

Como?

shoppingMinfulness se ha estado utilizando como modelo para el entrenamiento de la consciencia.

Ha probado su eficacia a nivel neurobiológico, inmunitario y se a comprobado su capacidad para cambiar positivamente la morfología del cerebro en relación a patrones afectivos.

A nivel psicológico por otra parte, demuestra mejorar:

  • La capacidad de responder y no reaccionar.
  • La capacidad de auto observación.
  • La auto regulación emocional.
  • Disminuye la tendencia a la rumiación.

Teniendo en cuenta los beneficios que presenta la práctica de la atención plena en los citados contextos no estaría de mas preguntarse que efecto puede tener esta práctica sobre un consumo mas consciente.

La capacidad de auto observar las propias emociones, sensaciones y pensamientos se transforma en otro atributo de un consumidor más consciente, la decisión de compra ya no se toma siguiendo el mero impulso a consumir, sino que se amplía el espacio entre la percepción de los estímulos y la respuesta definitiva, permitiendo así que haya una mayor gama de respuestas posibles, respuestas más autónomas y menos estereotipadas o condicionadas.

En definitiva, está en nuestra mano equilibrar nuestro consumo, aportándole calidad a nuestra experiencia de comprar o producir, ayudando a establecer criterios de coherencia, ecología y sostenibilidad y dotando a nuestra sociedad de mecanismos económicos mas saludables.

consumo consciente

 

Open chat
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?